giovedì 26 febbraio 2009

Tokio blues (II) y La montaña mágica



Leyendo estos días Tokyo blues (Haruki Murakami) me estoy acordando de otro libro que leí hará cosa de unos cuatro años: La montaña mágica, de Thomas Mann.
.
Recuerdo que me lo recomendó Armando, un compañero del centro de trabajo donde estaba por entonces y a quien casualmente vi ayer. Nunca oí hablar de ese libro hasta entonces y una vez leído no he dejado ya de oir hablar de él como de un verdadero clásico.
.
El protagonista de la La montaña mágica, Hans Castorp, se encuentra en un sanatorio de montaña (enfermedades respiratorias, aguas medicinales,...), en Davos, visitando a un primo suyo, en principio, y quedándose en él una temporada. Estamos en... poco antes de la Primera Guerra Mundial.
.
Mientras lo leía, me parecía estar yo mismo en ese entorno, ya que una de las peculiaridades del libro es la descripción minuciosa de no solo el entorno en el que transcurre sinó del propio tiempo transcurrido; de como un minuto puede ocupar varios párrafos, de la descripción tan afinada de los mínimos detalles, que hace comprender perfectamente la evolución de los comportamientos de los diferentes "actores", los cuales van debatiendo sobre diferentes temas, tanto políticos como morales. El autor nos coloca, con sus descripciones, en el punto de vista de su protagonista y nos hace valorar, igual que lo haría el mismo protagonista, la actitud del resto de sus acompañantes.
.
No obstante lo dicho, se pasa del invierno al verano y de éste a nuevamente el invierno de una manera muy natural, como la vida misma y sus "parece que fue ayer", a pesar de que cada día contenga 86400 segundos y hayamos vivido cada uno de ellos.
.
Leyendo Tokio blues y viendo que Toru Watanabe está leyendo La montaña mágica, le tengo un poco de envidia y un recuerdo entrañable de aquel libro.
.
podi-.

domenica 8 febbraio 2009

Univers lligat VI - sincronictats



Dissabte passat m'havia compromés a ajudar en la instal·lació d'un router per tal que l' ordinador d'un amic tingués connexió ADSL. Sembla ser que portava un dia barallant-se amb el tema i, malgrat tenir funcionant la línia telefònica lligada al mateix servei, no aconseguia connectar-se a l'internet.
-
Estava a punt de sortir cap a casa seva i a punt de tancar el meu ordinador que vaig adonar-me que acabava de predre la meva connexió a l'internet. Vaig intentar restablir-la tocant aquí, allà, reiniciant,... fins que finalment vaig haver de trucar al servei d'assistència de la meva companyia i m'ho van acabar de resoldre. Ells mateixos no sabien ben bé què havia passat però van canviar-me uns no sé quès i ja va funcionar. Això, no m'havia passat mai abans.
-
Quan vaig arribar a casa del meu amic tenia un curset avançat i obligat de "xarxes disponibles" "connexions fallides" i "configuracions de xarxes inalàmbriques". Malgrat tot, finalment també vam trucar al servei tècnic. En aquest cas, tot consistia a tocar un botonet que enlloc deia per a què servia.
-
Són les sincronicitats de l'Univers...
-
podi-.

venerdì 6 febbraio 2009

inmortal





Una vez pensaba que si fuera inmortal surgirían en mí preocupaciones nuevas; preocupaciones relacionadas directamente con esa inmortalidad; por supuesto todo ello pensado un poco superficialmente.
:
De entrada, si esa inmortalidad comportara mantener el estado físico actual, necesitaría cambiar cada cierto tiempo de trabajo, para no levantar sospechas; claro que en los tiempos actuales, lo raro es mantener durante tiempo un mismo trabajo.
:
No obstante, un día llegaría a jubilarme; la gente diría parece mentira, con lo joven que se mantiene. Una vez jubilado, a cobrar una pensión, ¿no? Parece sencillo pero no lo es. Tarde o temprano, la Seguridad Social acabaría "entendiendo" que no es posible que un pensionista suyo lleve cobrando una pensión 100 o 200 años, en el caso que una Seguridad Social tal persistiera tanto tiempo.
:
Así que lo de cobrar una pensión y "a vivir", sería un poco problemático. Quiero decir que nadie podría conocer mi condición de no-mortal ni siquiera aún creyendo en que se tratara tan solo de una excesiva longevidad. Descubrirlo implicaría un suplicio para mí: querrían investigarme, me tendrían recluido,... y probablemente eso sería así "de por vida", es decir, durante miles de años...
:
La otra opción es toda la vida trabajando; lo dicho, mirando de cambiar cada "x" años de trabajo.
:
También debería dedicarme a cambiar de identidad cada cierto tiempo, cosa que, hoy por hoy, desconozco cómo haría. No podría permitirme mi actual identidad y que en el año 2589 mi DNI dijera "nacido el 5 de febrero de 1966". Vamos, que estaría condenado de por vida a manejarme en ambientes de ilegalidad, por lo menos cada... pongamos 15 o 20 años. Tendría que crearme continuamente "pasados" inexistentes, falsificar documentaciones y registros que dijeran que nací hará cosa de unos 30 años para cada momento, que estudié en tal y tal sitio, que...
:
Vamos, que tendría que pagar ese precio de semi-huida de mis presentes para ir aterrizando en mis futuros, para hacer creer a los presentes de esos futuros que yo también soy presente y no pasado. Eso a cambio de estar siempre.
:
Pero hay otra cuestión por la que me interesaría desde ahora mismo, dando por sentado que estaría contento de mi condición de inmortal y de que no querría renunciar a ella. Ahora mismo ya estaría bastante al corriente de toda la investigación que hiciera referencia a la exploración espacial. ¿Porqué? porque de aquí a unos 5.000.000.000 años el Sol engullirá la Tierra y para ese momento ya querría que la cuestión de marcharse a otro sistema solar habitable para humanos ya estuviera más que resuelta.
:
En ese sentido, me pondría ahora mismo ya a estudiar personalmente sobre el tema para asegurarme que las investigaciones van por buen curso. Tendría muchos años para ponerme al día... Eso sí, tendría que permanecer siempre en la sombra; nunca podría destacar como un científico puntero ya que tarde o temprano alguien descubriría que quien estaba dirigiendo un programa de lanzaderas espaciales más allá del sistema solar era la misma persona que 2500 años atrás había colaborado a colonizar Marte. Eso sería fatal para mí, así que investigar sobre la conquista espacial, sí, pero, sobre todo, hacer que investiguen los demás; estar ahí pero sin ser visto.
:
Ya veo que ser inmortal traería muchas complicaciones, aunque tendría mucho tiempo para ir resolviéndolas cada vez de manera más ágil y eficaz. Habría una cosa que no podría resolver...:
:
...os echaría de menos.

lunedì 2 febbraio 2009

luz de febrero



ESP

Este mes está bien... Todos los meses, en realidad, están bien pero, ¿qué me gusta de febrero?
+
Varias cosas tiene febrero que hacen que sea un mes a mimar. El inicio de todo fue en febrero, ¿sabíais? Además, febrero tiene otras cosas: aquel alargamiento de las tardes que se empieza a intuir en enero queda plenamente consolidado en febrero.
+
Efectivamente, las tardes de febrero tienen primera y segunda parte. La primera parte dura hasta algo más de las 18 horas y se basa en poseer luz diurna, luz diurna con suficiente potencia como para decir claramente que es de día.
+
La segunda parte es a partir de las 18 horas (o algo más tarde en el febrero avanzado) y se basa, en este caso, por no poseer luz natural; es decir, por ser de noche.
+
La ciudad presenta en este mes, durante las tardes, dos aspectos totalmente contrastados y con una duración cada uno más o menos equilibrada lo que acaba dando la sensación de que la tarde es especialmente larga ya que cuando la noche ya lo invade todo uno tiene la sensación de que "el día" hace muchas horas que ya se esfumó, aunque tan solo haga una hora.
+
Esto es algo que me gusta de febrero. También me gusta que el Sol mañanero ya empiece a tener su autoridad, en cuanto a posición en el cielo, y muestre signos más que evidentes de querer ser más y más cada día que pasa.
+
Febrero también tiene que es cortito y eso hace que uno no pase en él tanto tiempo como para llegar a estar harto, además que también ese es un aspecto que se traduce en cobrar la nómina antes, aunque este es un aspecto más materialista.
+
Es febrero el mes que, junto con enero y desde 2003 por lo menos y en mi calle, las máximas térmicas son más bajas (13,9 grados) a pesar de lo cual, y debido a ese fortalecimiento que el Sol quiere mostrarnos, posee muchos días en que la primavera se huele y se palpa.
+
Hará unos 2700 años, el mes de febrero era el último del año, siendo hacia el 425 AC que fue incorporado entre enero y marzo. Inicialmente se le creó para completar el año, dotándole tan solo de 23 días y añadiéndole o restándole según las estaciones cuadraran o no, pero lo de los calendarios ya puede ser otra historia interminable...
+
podi-.