post al caso

giovedì 16 settembre 2010

El maestro de la inocencia - Tracy Chevalier





La historia de Jem y Maggie.



  Me lo encontré. Este libro me lo encontré... Después de haber estado durante casi dos semanas a la espera de que alguien viniera a reclamarlo al lugar donde lo dejó olvidado, decidí leerlo yo. Y decidí que yo también lo olvidaría en algún sitio. Aún no decidí en qué sitio, aún no decidí qué escribiré en su primera página para quien lo encuentre, pero será algo sencillo, pienso; algo solicitándole que me haga saber qué camino ha emprendido el libro, porque el libro es quien se deja encontrar por alguien.
  ¿Lo encontraste tú? ¿dónde...? y,... ¿dónde lo dejaste?
  ¿Jugamos...? (es como una botella lanzada en la inmensidad del océano y en cuyo interior hay una dirección postal. Quizás no llegue la carta en unos días, quizás tarde años, quizás siglos...)

PODI-.

6 commenti:

  1. Això em recorda que fa uns set o vuit anys enrere, a BCN es va possar de moda l´anomenat "bookcrossing" (importat, per variar, dels Estats Units), que consistia en un intercanvi anònim de llibres en certs llocs estratègics de la ciutat (a la soca foradada d´un plataner d´una determinada cruïlla...).
    Potser aquest exemplar extraviat pertany a les resquícies d´aquella moda que, com totes, sempre acaben passant de moda.

    RispondiElimina
  2. Jo vaig trobar-me a la feina també "la conjura de los necios" dins el sistema aquest que esmentes, Ricard.

    Els llibres anaven amb un codi que havies d'introduir a una web; jo no tenia internet, en aquell temps, i vaig donar-li en un company que em digué que ell, quan l'acabés, l'introduiria a la web i el deixaria en algun lloc, però no sé si va fer-ho.

    La idea aquesta m'ha vingut d'aquí...
    Avui l'he deixat "en un lloc" i en tornar a passar ja no hi era...

    PODI-.

    RispondiElimina
  3. Quizás porte una alta sensibilidad en mi espíritu, una sensibilidad que me hace divisar y sentir los acontecimientos cotidianos de mi vida como hechos extraordinarios y muy significativos en la búsqueda de plenitud de mi vida... He aquí, el nuevo portador del libro! Lo encontré ayer por la tarde en el bicing, que está frente a Estación Francia, sobre el canasto de una bici. Mi impresión inmediata fue la de aquel que nunca se encontró nada verdaderamente útil por la calle, pero sincerándome más... me averguenza el pensamiento que surgió de mi mente mientras me alejaba del lugar, temiendo que alguien volviera apresurado por recuperar mi nuevo tesoro... recapacité un poco mientras seguía andando camino al trabajo y no me atrevía a ojear demasiado su contenido, presintiendo que ya su título tenía mucho que ver conmigo. Finalmente encontré la nota escrita en la hoja que da comienzo a la lectura del libro y entonces ahí, comenzó todo un nuevo significado y valor, por la situación, el libro, Podi y el curso consiguiente que surgirá al terminar de leerlo. Avisaré entonces, saludos.

    RispondiElimina
    Risposte
    1. I... vas deixar-lo en algun lloc?
      podi-.

      Elimina
  4. Oye, pues la idea me parece genial, establecer una cadena de lecturas y olvidos.
    Un abrazo,m

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Sin embargo, yo lo dejé, alguien lo cogió y así me lo comunicó y nunca más se supo...

      podi-.

      Elimina