post al caso

domenica 26 aprile 2020

Le avventure di Pinocchio - Carlo Collodi (la stella della danza)

IT-ESP

Dopo visitare il paese di Collodi, due anni fa, mi è venuto di leggere la famosissima favola scritta da Carlo Collodi, che prese il suo "cognome" di arte dal comune in cui era nato. E questa favola non è altra che Pinocchio, il burattino che aveva un cuore di ragazzo ma che anche faceva come gli altri ragazzi, non smetteva di fare monellerie e ogni tanto qualche bugia che faceva che il suo naso crescessi in modo veramente esagerato da non poter muoversi poiché il naso urtava contro tutto attorno a sé.

Il suo babbo fece Pinocchio da un troncone e non fu appena fatto che il burattino scappò dalla casa di Geppetto, che era il falegname che aveva fatto la marionetta.

Da piccolo io avevo visto la serie tv, che ricordavo mentre leggevo quest'edizione illustrata da E. Mazzanti.



Pinocho, la marioneta de madera que tenía "vida", la vida propia de un chiquillo travieso y mentiroso; bueno mentiroso en cierta medida porque si bien la imagen que creo que tenemos todos de Pinocho es que cuando mentía le crecía la nariz, y así es en el cuento pero esto solo ocurre en dos ocasiones y no es lo más importante de todo lo que le ocurre a Pinocho. Entre otras cosas, queda convertido en borriquillo.

Este cuento es como una fábula, no solo hablan los muñecos de madera, también lo hacen los gatos, los zorros, grillos (el famoso Beppe Grillo o Pepe Grillo). Y como todas las fábulas, pues tiene su moraleja y ésta sería que los niños traviesos y desobedientes tienen mal final pero que en el corazón de todos los niños podemos también encontrar unos buenos sentimientos,


PODI-.

17 commenti:

  1. Io non son mai stata a Collodi, ho visto il film con Benigni ma non mi è piaciuto molto. Saluti.

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Io avevo visto la miniserie per la Rai di Luigi Comencini, con Andrea Balestri (Pinocchio) e Nino Mandredi (Geppetto(.

      PODI-.

      Elimina
  2. Les històries antigues sempre tenien un sentit i les febleses humanes quedaven en evidència. Això també s'ha perdut.
    Una abraçada

    RispondiElimina
  3. Un cuento que aún escucho con expectación, y eso que soy abuelo.
    Salut

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Lo curioso es que en el imaginario - creo - ha quedado lo de que le crecía la nariz. Quizás era la referencia más gráfica que podían decirnos nuestros padres para que no dijéremas mentiras.

      PODI-.

      Elimina
  4. PODI:
    Observa la entrada de un buen amigo amigo mio, creo que es fantástica, y como intuyo te gusta lo curiosos del ser humano, creo que no te desagradará.
    http://francesccornado.blogspot.com/2020/04/arquitectos-entre-luces-y-sombras.html

    RispondiElimina
  5. Es muy conocido ese libro y como es lo propio, lo leí cuando era pequeña. El mejor regalo que me podrían hacer era el llevarme un libro.

    Besos

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Pues aunque del cuento de Pinocho he oido desde bien pequeñito, no tengo conciencia de que ni siquiera me lo hayan explicado, con todo lo que le pasa y tal. De la serie de la tele sí.

      PODI-.

      Elimina
  6. Nos llevas a mucho tiempo atrás Carlos. Creo que todos los niños de cualquier época, conocen a Pinocho y esa nariz que crecía.
    Cuídate.
    Desde casa te mando este abrazo 🙅

    RispondiElimina
  7. Es una pena que no sea verdad el que con cada mentira crece la nariz. Hoy sería una buena herramienta para desenmascarar a quienes nos mienten y a quienes nos dicen la verdad, bastaría con mirarles la nariz.
    Un abrazo y cuidaos

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Ni en el cuento funciona a la perfección el método de la crecida de nariz.

      PODI-.

      Elimina
  8. Totalment d'acord am el Miguel ... hauria de créixer el nas amb les mentides ... alguns polítics quedarien ben retratats

    Abraçades i cuida't

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Alguns ja arriben amb el nas crescut.

      Cuidem-nos, sí.
      PODI-.

      Elimina
  9. Un cuento que mas de una vez he contado a mi nieto... Hay, ahora, estos dias, no puedo hacerlo

    RispondiElimina