post al caso

martedì 16 agosto 2011

Brooklyn Follies - Paul Auster



ESP


Otra vez Nueva York, de regreso al inicio, cuando lo que empezó amenaza acabar.

Nathan vuelve a NY y allí encuentra a su sobrino Tom, un ex-taxista que nos explica la metafísica de su ex-profesión, totalmente dominada por el azar austeriano y la magia que conlleva el no decidir tu destino inmediato...

Luego viene Harry; ...todo el mundo tiene derecho a crearse una vida, un decorado...

Auster nos va presentando a sus personajes creando pequeñas "inesperadidades" (lo esperado, lo encontrado) causando en nosotros la misma sensación de sorpresa acerca de ellos que la que debe encontrarse su protagonista. Me encanta Paul Auster cuando va desgranando pequeños detalles de la vida de sus personajes para ofrecernos una idea general de los mismos, tanto en este como en otros libros suyos. Son, a veces, esos pequeños detalles en cada uno de nosotros los que caracterizaran nuestros futuros.

De nuevo vuelve a sacarnos Auster aquello de que las cosas casuales suceden para que acontezca algo.

A mitad del libro intuí, no sé porqué (o quizás sí), que una determinada fecha acabaría saliendo a relucir, con un acontecimiento que nos fué común tanto a él, Nathan, como a mí (y muy probablemente a ti, también...)



Si no lo creo no lo veo
(cuánta razón...)

PODI-.

2 commenti:

  1. Hace poco comencé a leerme ese libro, que jamás en mi vida lo había oido, y ahora aparece por todas partes :)

    RispondiElimina
  2. Eso, "firesmile", es lo que yo llamo "univers lligat" o "sincronicidades"; cuando parece que tu alrededor está más que conectado entre sí y que las cosas empiezan a parecer algo más que casualidades.

    podi-.

    RispondiElimina