martedì 4 novembre 2008

Tintín, el preferido de podi



Siempre me gustó esta escena de Tintín, en Stock de Coque: Están el Capitán y Tintín paseando por una calle de una capital europea, por la noche...

CAPITÁN: Es como si yo pensara en... pues no sé... por ejemplo en ese Alcázar que decías antes que desapareció de la circulación hace una eternidad... Bueno, pues, ¿crees tú que por el echo de haber pensado en él va a surgir tras de una esquina, así, y ¡patapum!?


En ese preciso momento el Capitán recibe un encontronazo frontal con alguien a quien incluso se le cae el sombrero del golpe que se dan.

CAPITÁN: ¡Qué barbaridad! ¡Mire por dónde anda, especie de proyectil teledirigido!

TINTÍN: ¡EL GENERAL ALCÁZAR!

ALCÁZAR: ¡CARAMBA!

TINTÍN: ¡Qué extraordinario! ¡Figúrese que el capitán y yo veníamos hablando de usted.

ALCÁZAR: Ah... ¿de mí...?

TINTÍN: Pues sí señor, de usted... y entonces surge com el diablo de una caja de sorpresa. Es algo inaudito. Pero... ¿qué es de su vida?

ALCÁZAR: ¿Yo...? Pues... bien... Sí, sí... Viajo... Pero... perdonen, tengo ahora mucha prisa. Voy a llegar tarde a una cita... Adiós.

TINTÍN: ¡Oh! ¡Qué lástima! En fin... De todos modos, tome mi dirección. Y a usted, mi general, ¿dónde se le puede localizar?
ALCÁZAR: ¡Ah! Pues... en el hotel ¡ejem...! en el hotel Brístol...

TINTÍN: ¡Ah! En el Brístol. ¿Y cuándo le po...?
ALCÁZAR: Bueno... Y ahora me voy. ¡Adiós, amigos!

TINTÍN: ¡Hasta la vista, mi general!
Y el general Alcázar marcha rápidamente cruzando la calle entre el tráfico, al tiempo que Tintín y el Capitán se dan cuenta de que el general Alcázar ha perdido la cartera e intentan salir en su búsqueda pero no dan con él, ni siquiera yendo al Brístol, donde no tienen a nadie con ese nombre registrado.

podialcázar-.

Nessun commento:

Posta un commento